Make your own free website on Tripod.com
PERU

Inicio

Mis sponsores:


HACE CLIC ACÁ PARA VER FOTOS

Hace clic sobre la región que quiere leer:

Tierra del Fuego a Montevideo Montevideo a Paraguay Bolivia Peru
El Norte de Brazil Venezuela


Proxima Página
Página Anterior

Hace clic acá para ver fotos

Diario:

jueves, el 2 de septiembre: Juni, Peru
Despuès de yendo a El Alto, alrededor de 500 metros arriba de La Paz, por colectivo, Kris y yo andamos al oeste, pasando varias bloquadas por choferes de colectivos y camiones protestando los precios de nafta. Buemnos, porque no habìa mucha trafica.
Andamos demasiado lejos para el primero dìa de Kris, y se doliò su rodilla, entonces pasamos dos dìs en un hotel còmodo, y andamos muy lentemante a Copacabana, un pueblo turistico sobre Lago Titicaca.
Allì, fuimos a la Isla del Sol, dònde hay varios ruinas Incas, pero en todo no era tan interesante. Linda pero.
Hoy, sobre la frontera con Peru, nos conocimos a Chris, un ciclista Frances quien andò con nosotros hasta Juli. El es muy divertido, y espero que podemos andar junto por varios dìas, por hay hasta Cuzco. Juli es un pueblo muy lindo, con cinco iglesias grandes. En dos o tres dìas vamos a estar en Puno, de donde vamos a doblar al norte y andar hasta Cuzco y Macchu Picchu.

viernes, el 18 de sptiembre: Cusco, Peru
De Juni, empecemos a andar hacía Puno por bici, pero nuestro amigo frances era muy enfermo, con un poco de giardia, entonces huimos de nuevo a Juli, de donde tomamos un micro hasta Puno. Puno no me gustó muy bien, se parece un lugare casí exclusivamente para las turistas. Kris y yo fuimos a las famosas Islas Flotantes cerca de PUno en Lago Titicaca, pero no eran tan interesantes.
Nos esperemos que la ruta desde Puno a Cusco sería muy dificil, pero era un de los mejored todavía. Era todo pavada, y bajando la mayoría de la ruta. Era muy lina también, siguiendo un valle a traves loa Andes, que era más y má verde la más proximos que estuvimos a Cusco.
Las dos cosa más interesantes de esta sección eran un fiesta en el pueblito de Santa Rosa, d´nde nos conocimos al padre norteamericano, Paul, y tratamos de bailar los bailes locales, y un día en unas termas, donde pasamos la noches al lado de las termas mismas.
Seis días despues de saliendo de Puno, estuvimos en Cusco, una ciudad bastante linda, pero llena de turistas y vendedores tratando de sacar sus dolares. No me gusta llegando en este tipo de centro turistico, dónde soy gringo antes de ser humano, especialemente despues de tanto tiempo en el campo simpatico. Mis primeros días en Cusco, yo estuve muy infermo, con algo que ahora le llamo el "Inca Stinka."
Recien, Kris y yo llegamos de cuatro día y tres noches por el camino Inca, un camino anciano usada por los Incas, que pasa por los montañas y los bosques hacía Macchu Picchu, por hay el sitio archeologigo más famoso del mundo. Era difícil, pero bastante divertido, caminando con un grupo de 14 gringos, dos guias y 20 porteros. El ultimo día, llegamos a Macchu Picchu, muy lindo de arriba, en al medio de todos las montañas verdes, pero de cerca no era tan interesante como su reputación.
En Cusco de nuevo, hicimos un poco de compras en los mercados turisticos, preparandonos para Navidad. Mañana vamos a subir un colectivo por alrededor de 30 horas hasta Huánuco, de donde andaremos de nuevo por bici hacía la selva. Kris quiso visitar la selva conmigo, y yo quise la compania, pero on tuvimos tiepo suficiente para andar por bici todo la distancia en el tiempo que el tiene acá.
Ahora Kris está todavía un poco enfermo, yo me siento much mejor, pero no todavía 100 por ciento, preo esperemos que un día de descanso en un colectivo nos mejorara.

miercoles, el 22 de septiembre: Tingo Maria, Peru
Despuès de 25 horas por bus,llegamos en Lima,la capital peruana, donde tuvimos casì un dìa completo para pasar. En lugar de hacer las cosas turisticas, como mirando iglesias o yendo al mar, decidimos que necesitamos un poco de cultura norteamericana. Primero, fuimos a McDonald`s, donde comemos dos o tres hamburguesas y un McFlurry cada uno, y luego fuimos al cine. Despues de la pelicula,pasamos varias horas caminando por el peatonal entre las dos plazas mayores de Lima,Plaza de Armas y Plaza San Martin, antes de decidir que era la hora de la cena. Que suerte, habìa un KFC bastante cerca. Comemos pollo en carton,fuimos a ver una otra pelicila, y fuimos a la terminal de bus para tomar nuestro colectivo a Huànuco.
El pròximo dìa,nos fuimos por bici de Huànuco debajo conditionesperfectos y un temperatura de 23 grados. Bajamos por 10 kilometros, y entonces empezò la subida, desde un poco menos que 2.000 metros hasta 2.770 metros, donde habìa un tunel largo y obscuro. Despuès del tunel empezò la parte divertida.
Desde el cumbre, la ruta cayò màs que 2.000 metros en alrededor de 65 kilometros a la ciudad de Tingo Marìa, en la selva Amazonia. Mientras bajamos, la temperatura era màs y màs alta, los arboles màs verdes y el aire màs hùmido. Habìa muchas flores aromaticas, y el olor del aire era el olor de la selva, el olor de la vida, que me encanta. Pasamos varios camiones subiendo la montaña con chicos atras, tomando un pasaje gratis sobre una vagonita de madera. ¡Que buen idea!
Cuando llegamos en Tingo Marìa, la temperatura era màs que 30 grados. Tingo Marìa es màs grande que me esperè, lleno de mototaxis, comolos tuk-tuks de Bangkok, y lleno tambièn de una energìa que no me di cuenta en los pueblos Andinos. O por hay era sòlo que estuve tan contento despuès de un dìa tan feliz. ¡¡Estoy en la Selva!!
Vamos a pasra hoy dìa acà, y mañana vamos a ir al este, entrando màs en la selva, hacì Pucallpa.

lunes, el 27 de septiembre: Pucallpa, Peru
Después de un día en Tingo María, nos vamos hacia el este por una carretera que cambiaba frecuentamente desde pavimento a ripio. Finalmente se cambió a un camino feo de tierra, y subimos la subido más difícil de mi viaje. Subimos por 30 kilometros, por esta camino feo, debajo el sol caliente, y respirando el aire humidísimo. Después del paso había una bajada tan larga como la subida, bueno para nuestras piernas pero malo para nuestras manos y dedos, siempre tirando los frenos porque el camino era igualmente feo.
Los peruano están pavando esta ruta, y pasamos muchas trabjadores antes de la ruta empezó de ser mejor póco a póco. Finalmente era completmente pavada, y era lindísima. Ahora pudimos ver el campo, no sólo la carretera. Estuvimos siguiendo una cañada profunda, las colinas eran todo verdes con arboles, y había varios cataratas cayendo al lado del camino. ¡Que bueno!
Llegamos en la aldea de El Boqueron minutos antes del atardecer, el mismo día de su 6 cumpleaños, entonces no dormimos muy bien por la musica de las bandas en la calle, los bailarinos y la radio de musica mala veniendo del cuarto de mi vocino. El Próximo día sólo andamos 15 kilometros hasta el proximo pueblo, Aguaytia, dónde decidimos de descansar un otro día. Acá, tuvimos una entrevista con una periodista de radio local, comemos el pollo más rico que todavía probé en Peru, y Kris era enfermo de nuevo con un primo Amazonico del "Inca Stinka."
Cuando nos fuimos de Aguaytia el pavimento se terminó, y el camino era otra vez feísimo. Yo estuve en buen humor, pero Kris no tanto, y no había termino de sus malas palabras describiendo esta ruta. Entonces, cuando él no podría estar peor, empezó la lluvia, muy rapido y muy fuerte. Pudimos esperar la tormenta debajo un techo de una familia al lado de la carretera, y después de un hora y media, más o menos, la lluvia era menos fuerte y fuimos los últimos dos kilometros hasta la aldea de San Alejandro.
Yo quise andar por bici los últimos 111 kilometros a Pucallpa, pero Kris no quiso ni ver esa camino de tierra otra vez, entonces tomamos un taxi. Eso era una aventura también, yendo demasiado rápido por las curvas de ripio, y pasando camiones en el medio de curvas. Estamos ahora en Pucallpa, y encontramos una lancha para Iquitos saliendo mañana en la tarde, llegando en Iquitos tres o cuatro días después. No sabemos qué esperarse, entonces vamos a esperarnos lo peor que posible, e ocn suerte va a ser por lo menos un póco mejor.

lunes, el 4 de octubre: Iquitos, Peru
Ahora, la historia de nuestra gran aventura viajando por lancha desde Pucallpa hacìa Iquitos, 800 kilometros al norte por el rio Ucayali:
Pensamos que ibamos a salir del puerto sucio de Pucallpa martes por la tarde, pero el capitan del "Mily" nos dijo que no ibamos a salir hasta el dì siguiente a las 3:00 de la tarde. Llegamos de nuevo el miercoles, y subimos a bordo, pero no embarcamos hasta las 7:15. El Mily, còmo la mayorìa de los barcos que andan por el Ucayali, transporta pasajeros y carga, pero este barco era un poco màs pequeño, y un pòco màs lento que la mayorìa. En realidaad, era lo peor lancha que pudimos haber subido aquella tarde.
La cubierta de pasajeros era llena de gente en hamocas, pero por suerte Kris y yo tuvimos una camarote. Atras de la hamocas habìa una cocina chiquitita y cinco baños sucìsimas. Abajo, la lancha era llena de toda manera de carga.
Salimos aquella tarde de miercoles debajo las estrellas y una luna lindìsima. Aunque tarde, era perfecto. Pero eso no durò mucho tiempo. En la mañana, yo me enterè que no pudimos modernos porque estuvimos en la tierra debajo el agua, que no era bastante profundo donde estuvimos. El capitan nos dijo que hubiera una otra lancha que vendrìa para tirarnos, pero no venì. Una otra lancha venì en la tarde de aquello dìa, pero no parò. Nosotros, los pasajeros, tuvimos que hacer algo.
Bajando hacìa donde estuvo la carga, yo, Kris y alrededor de 10 otros hombres empezemos a traer sacas de 50 kilos desde el fondo de la lancha adelante. Despuès de haber traido unas 150 sacas, soltamos en el rio para apuyar el barco del lado mientras el capitan lo manajò. ¡Finalmente, la lancha se moviò, y estuvimos libres! Una grande fiesta con muchas cervesas sigiò.
El dìa siguiente era bastante tranquilo, y miraba los dolfinas rosadas y el rio ancha tomando sol. Pero en la mañana de viernes, tuvimos màs problemas. El motor se quebrò, y estuvimos de nuevo en la tierra debajo el rio. No pudimos movarnos. El capitan dijo otra vez que vendrìa un barco para tirarnos a un puerto cerca, pero Kris y yo no lo creìmos esta vez. Soltamos desde la lancha al rio y nadamos a la playa, dpnde habìa unos pescadores. Uno de ellos nos tomò en su bota (llamado un "peca peca") a la aldea de San Cristobal, pòco màs de unas casitas de madera. Allì, nos enteramos que la lanch que el capitan habìa dicho estuvo viendo estuvo todavìa en el puerto de Pucallpa, y no estarìa donde estuvo el Mily hasta por lo menos dos dìas. Sin embargo, habrìa una otra lancha veniendo hacìa Pucallpa aquella tarde. Kris tuvo un pasaje de avion para el lunes de Lima, entonces volviendo a Pucallpa serìa la unica manera de llegando al tiempo, porque Iquitos se hallaba todavìa dos dìas mas al norte. Yo no quise regresar, quise seguir la aventura a su tèrmino en Iquitos, pero tampoco quise durar unos otros dos dìas a bordo el Mily, ni un otro dos dìas esperando una otra lancha en alguno puerto pequño. Subimos el "Henry 2," navegando hacìa Pucallpa.
El Henry 2 era màs grande y ràpido, y mucho màs còmodo. No tuvimos una camarote, pero montamos mi carpa en el medio de todas las hamocas para evitar las mosquitos y mosques. Llegamos en Pucallpa el lunes por la mañana.
Despuès de una mañana largo, Kris y yo subimos unos aviones, èl hacìa Lima y yo hacìa Iquitos. Desde arriba, el Ucayali andaba entre los bosques còmo un pequñito serpiente. En 50 minutos, estuve en Iquitos. No sè todavìa còmo voy a it a Manaus, en el medio de la selva brasileña. Por hay tomarè un avion, o por hay probarè una otra lancha. Ahorita, creo que voy a ir por avion.

Proxima Página
Página Anterior


Inicio